Etra.guardia

11.19.2005


COMPOSICIÓN. TEMA: LA RESURRECCIÓN

Y sí, ya era hora de que resucitáramos. Y, como al perder la costumbre de sentarnos frente a la pantalla en blanco también se desvanece la capacidad de idear un buen tópico a tratar, hablaremos precisamente de esto que nos pasa. El revivir, resurgir, renacer fue tema recuperado infinitas veces en el campo del arte plástico de vanguardia. Joseph Beuys (Alemania, 1921-1986), fue un artista de la resurrección. Durante la Segunda Guerra Mundial, el avión bombardero del que él era piloto, fue derribado. Unos campesinos de Crimea lo salvaron de la muerte por hipotermia (era invierno), recurriendo a una técnica ancestral: lo cubrieron de grasa animal y fieltro. Desde ese entonces, aquellos materiales serán privilegiados a la hora de crear sus obras cuya temática no sólo abarcará la cuestión del resurgimiento sino también el esoterismo y el espiritualismo. Sus ideas políticas también se reflejaron en sus performances (como, por ejemplo, "Me gusta América y a América le gusto yo" (1974), en la que convivió con un coyote), esculturas y pinturas entre las que se destaca la llamada Arte = Capital.
La complicada existencia, forma de pensar y relación de Beuys con el mundo del arte no puede aquí resumirse, recuperar su historia nos permite simplemente poder pensar que existe una posibilidad de volver a la vida...

Para más información:
http://www.galeriabarcelona.net/html/beuy000.html

11.10.2005

El lienzo nunca muere: Carta a lectores

Si bien hay retrasos en cuanto a la publicación de las próximas ediciones de la historia, eso no quita que deje de pensar en ello y que ansiosamente en mi cerebro se vaya deslindando la obra. Los parciales me han demorado un poco la entrega, pero el arribo de ésta es inminente.
Así que ha no desesperar etraguardistas... Mientras tanto acepto nuevos comentarios así como propuestas con el fin de embellecer esto que aquí nos convoca.

11.06.2005


MÁS ETRA-EVENTOS

Del 16 al 20 del presente mes se llevará a cabo el quinto Código País, festival artístico, cultural y de entretenimientos. Para los que nunca allí estuvieron, les contamos que se trata de un evento que reúne a (grandes y nuevos) exponentes de música, teatro, cine, diseño, artes plásticas, moda, fotografía y multimedia de todo el país. Las Cañitas es, esta vez, el coqueto sitio donde tomará lugar esta exposición cuya entrada general es de $8 (pesos, ocho) aunque, si se accede durante el día, el abono se reduce a cinco pesos. La probabilidad de salir afectado de esnobismo o alguna otra patología también infectocontagiosa no es tan alta si se consigue alcanzar una abstracción completa ante las diversas y siempre prometedoras manifestaciones artísticas. A ver qué sucede...

Para más información: www.codigopais.com

10.30.2005


Etra omitpès

Rapidito que el 2 de noviembre se termina el sexto ciclo de cine internacional de terror que alguna entidad alienada ha decidido llamar Buenos Aires Rojo Sangre (BARS ¿?). Dos datos interesantes: uno, la entrada para cada función cuesta tan sólo tres módicos pesos y dos, la selección de la programación incluye especialmente producciones independientes y de bajo presupuesto. El lugar de proyección es el Complejo Tita Merello, ubicado en Suipacha 442 (para conocer la mejor manera de llegar, contactar a los empedrados). Allí nos veremos...
Ah! (explotemos el hipertexto) El sitio en donde se puede obtener la lista completa de las películas y sus horarios es http://rojosangre.quintadimension.com/programacion.shtml

10.29.2005

El lienzo atroz "La calamidad"

Fueron por largos segundos, la verdad desconozco un parámetro horario para fijar las vicisitudes del aconteciendo. Sólo sé que tal plácido letargo de pensamiento me estremeció, erizándome la piel mientras, focalizando la plenitud de mis sentidos sobre la página, escrutaba la totalidad de sus límites.
Súbitamente lo que pareció ser el rodado de una bicicleta surcó la página de lado a lado. Mi reacción no fue lo suficiente rápida para quitar la revista y evitar el accidente, que hicieron que las hojas se despedazaban en su torsión tras el recorrido del caucho. Comencé a sentir un vago sentimiento de náuseas a la inmediatez, lo que hizo retorcerme suscitando mi dolor con un asqueroso vómito sobre el empedrado de aquel callejón de paredes enmohecidas y infinidad de escaleras de chapa. Debí haber ensuciado la mayor parte de sus zapatos y parte de su pantalón pinzado negro. Pero aún así en el desvarío desquiciable de mi desahogo reciente, no pude evitar suscitar a todos los santos en mis blasfemias. ¡Oh Dios mío! ¡Por el amor de todos los santos! ¿Qué había hecho este infeliz? Los restos de Judit yacían entremezclados con los rescoldos ensalmados de aquella goma de caucho. Sus ojos, sus bellos ojos azules junto con su armoniosa silueta que contorneaba en perfecta armonía su simetría procaz, se habían esfumado.
Me atemoricé porque me vi incapaz de controlar mis propios impulsos venideros, que en una cascada efervescente colmaron mi sangre. Y allí, él, el imbecil, mirándome, enmudecido, perplejo, a medias tintes con lo que quedaba de mi húmedo vómito chorreándole de sus extremidades; hizo que todo pensamiento se volviera sombrío. Mis penurias socavaron mi mente y decidí librarme de aquel martirio efímero que me estaba acosando. Así, que entre pasos recortados sosteniéndome con mi mano izquierda mi brazo derecho en un intento continuo de menguar el bamboleo frenético de un tic nervioso que no podía controlar, me dirigí hacia él. Osé a decirle algo, no recuerdo bien con exactitud que fue, pero no hubo de importarle mucho, al menos no tanto como la trompada directa que impactó sobre su rostro e hizo que cayera de la bicicleta. Me abalancé sobre su cuerpo epiléptico,(pues el golpe en la quijada fue tan agresivo que pude observar toda la calle teñida en sus sangre) e ignorando sus suplicas por encima de sus manos retorcidas velando por su defensa, comencé a darle duros golpes en sus pómulos, haciendo que su cabeza rebotara sobre el asfalto reiteradas veces. Habré de haberle dado muchos golpes, la verdad, perdido de toda razón en una lujuria endemoniada, comencé a observar como su cráneo se iba rompiendo al dar secos impactos contra el piso. Lo noté y pude observar el arte en toda su espléndida alegoría.
La brutal arremetida concluyó con su cuerpo tendido y una fatiga corporal que hacía rato que no sentía. Me dolían los nudillos de una forma tal que mi obligado a posar mi lengua por sobre la zona en llamas. Por dios, cuantas trompadas le había dado a ese pobre tipo, pero aún, así, consciente y reflexionando por lo que había hecho, no pude verme arrepentido, pues ese vil sentimiento que me asechaba, se había fundido así como las desquiciante desazón que la ida de Judit había plasmado aquel infortunio en mí...

10.24.2005


ETRAGUARDISTAS LONGEVOS?

A pesar de la mega superfusión que teóricamente se viene gestando, Etra-guardia continúa proporcionándoles la más extraña y actualizada información sobre arte... Esta vez, se trata de muy buenas noticias: parece ser que una investigadora Sueca, llamada Brit-Maj Wikstrom, para analizar cuáles son los distintos impactos que sobre el ser humano posee la admiración de obras de arte, llevo a cabo un particular experimento. Reunió a unas cuantas viejecitas (alrededor de 80 años de edad), una vez por semana durante cuatro meses, para sostener conversaciones, disertar, debatir sobre arte. Aunque hubieron casos que fueron la excepción, Wikstrom, pudo notar cómo muchas de las ancianas no sólo comenzaron a sentirse mejor (se presupone que a esa altura del camino se sufren afecciones inexorables) sino que dejaron de padecer ciertas enfermedades preexistentes! ¿Nos espera una larga y sana vida a los etraguardistas que casi diariamente nos damos el gusto de comentar obras artísticas?

10.19.2005

El lienzo atroz "la subversión"

El calor sofocante era inaguantable, a tal punto que tuve que desbotonarme la camisa y exponer mi lampiño pecho ante el gentío. Imágenes urbanas se trastocaban unas con otras, como un incipiente dominó queriendo ganar espacio, ideas embravecidas unas con otras anteponiéndose en un juego despiadado que me era ilegible en el pensamiento, se desarrollaban como vaivenes de columpio, impidiéndome filtrar algún tipo de información que me fuera asequible.
Lo miré, no mucho, ya que el destello resplandeciente del sol proyectado sobre la capota, me imposibilitó apreciarlo en demasía. Allí estaba mi querido Valiant II, cómo siempre, carcomido por el hostil séquito del óxido cotidiano. La ventanilla estaba abierta, y del postigo de la ventana aledaña colgaba una prenda femenina. Parecía ser una bombacha, para ser más ordinario y banal, preferiría enunciarla como “tanga”. El hecho es que tal prenda de una apreciada seda, reavivó mis deseos de sufragar esa represión tardía. No obstante, no debía salirme de mis cabales pecaminosos, debía realizar tal acción con el fin que me sofocaba más que el calor abrumante. Tendí mi mano y destrabé la clavija de seguridad, o cómo generalmente lo llamen. Me disponía a conducir, pero tuve que renunciar de mi cometido cuando me abalancé al quemarme desde el cuero resquebrajado y mal tratado, producto del intenso calor que había acumulado tantas horas al sol debajo. Fue allí justo cuando parte de la revista calló al suelo y sus páginas velaron lo que no debía haberse trasgredido. En todo su esplendor, a mis pies, se encontraba la imagen femenina proyectada de lo que era mi desvelo, mi osadía, el usufructo de un deseo reprimido. Quizás quedé una décima de segundo atónito circundando dicha silueta, y fue allí cuando compuse con total sutileza en un perfecto deslinde, la silueta de la prenda femenina en el postigo aprehendiéndola con la fotografía de Judit Vega “la aclamada pintora virtual”…


Luis Alberto Cristiano

10.18.2005

Etra-trivia (sin flash, vale igual?)

Sin opciones ni diseño de por medio, pero con dos aclaraciones previas: la primera, el concepto a definir está relacionado con una artista partidaria de los happenings y, la segunda, vale que otras personas ajenas al Comandante respondan. Ahora sí...¿Qué fue la MENESUNDA?